Cuencos de Metal (Tibetanos)

Según la tradición están hechos por aleaciones de 7 metales, todos ellos abundantes en la zona del Himalaya : oro, plata, mercurio, cobre, hierro, estaño y plomo. No son exclusivos del Tibet, pueden encontrarse en Mongolia, Siberia, Japón, Nepal, Vietnam, la India y algunas provincias de China. Su sonido es metálico, fascinante, intrigante y a la vez misterioso. Cada metal produce su propio sonido. Algunos autores citan que los cuencos tibetanos han sido creados con intencionalidad y son utilizados como guías en ritos ceremoniales, en el despertar de la conciencia y en la curación de enfermedades tanto físicas como psíquicas.

Origen e historia de la terapia del sonido con cuencos tibetanos

Según el gran maestro bodhisattva tibetano Gwalwa Karmaza, los cuencos cantores del Tíbet emiten el sonido del vacío, que es el sonido del universo manifestándose. Son el símbolo de lo incognoscible y como aleación datan de la época del buddha histórico, Shakyamuni (560 – 480 a C.) Los orígenes de los cuencos tibetanos y su historia detallada se pierden en el pasado lejano y seguramente es un regalo de la religión chamánica Bön, que existía en el Tíbet varios siglos antes de la llegada del budismo. Tradicionalmente los cuencos tibetanos se utilizaban para la meditación y la sanación en los monasterios.

246553 (Chamán Bön)

También llamados cuencos del Himalaya, su tradición data de miles de años de existencia. Todavía hoy en día, los maestros artesanos de éstos cuencos de metal meditan mediante el canto de mantras y la invocación durante la jornada en la cual martillan y le van dando forma, buscando la afinación y el sonido específico a éstos cuencos.

El mito

Los primeros cuencos de metal fueron encontrados por los Budistas en Tibet quienes arribaron en el 600 AC. De allí la usual denominación ‘Cuencos Tibetanos’. Por esos tiempos los cuencos estaban envueltos en un halo de misterio y eran sonados principalmente para ceremonias mágicas y religiosas por los shamanes de la era Budista Bon. Gran parte de la información de éstos shamanes, sus mantras y las fórmulas secretas con las que los cuencos fueron fabricados, se perdieron, se destruyeron o quedaron ocultas.

Los cuencos cantores tienen un inconfundible efecto sobre las personas. Debido a esto, secuenco_02 utilizan cada vez más con fines terapéuticos. Los cuencos cantores del Tíbet son instrumentos metamusicales, concebidos, diseñados y fabricados desde hace siglos y siglos para servir de ayuda a la meditación y para incluir y catalizar en quien las escucha, otros altos estados elevados de mente y conciencia. Los sonidos que emiten los cuencos son prolongados armónicos, al percutirlos, y un continuo armónico vibrante y fluctuante al batirlos o friccionarlos con un batidor. No sólo se oyen a través del oído en el área de la audición del córtex cerebral, sino que sus vibraciones se perciben en toda la superficie corporal, sobre todo en las partes más sensibles, y penetran sin dañar en el interior del cuerpo, hasta la estructura molecular, masajeándonos y armonizándonos.

…” Christian Huygens, científico del siglo XVII holandés notó que cuando dos péndulos se situaban uno junto al otro, empezaban a oscilar al unísono. De manera similar, después de un rato, dos movimientos ondulatorios que son casi aunque no totalmente iguales, cambian y se vuelven cada vez más similares hasta que llegan a ser iguales. Esto se llama “la adaptación colectiva de fases” o sincronización. Las mujeres están ya familiarizadas con este fenómeno por su ciclo menstrual. Las amigas o hermanas que viven en la misma casa tienen la menstruación al mismo tiempo muy a menudo.

A mucha gente se le conmueve el espíritu cuando escucha el sonido viviente de los cuencos cantores. Este sentimiento es menor cuando el sonido está grabado. A veces el sonido inspira el sentimiento de un gran espacio o de una paz profunda. Estas y otras experiencias no son frutos de la “imaginación”, o de la “creencia” como tienden a sugerir las personas que no han experimentado este fenómeno, es un hecho fisico.

Más allá de esto, el sentimiento de bienestar físico después de un “baño” de cuenco cantor no se debe únicamente a la relajación. Hemos visto ya que el agua es una perfecta cargadora de vibraciones. Cuando se golpea un cuenco cantor se puede sentir que el aire que rodea el cuenco también vibra. Las personas que nunca han oído nada sobre cuencos cantores y no saben qué son las frecuencias, incluso experimentan esto cuando ponen sus manos sobre un cuenco cantor, por primera vez. Las poderosas vibraciones se expanden rápidamente por nuestro cuerpo, que consiste en más de un 80% de agua después de todo, con lo que se convierte en un delicado masaje interno por todas las células. Los fisioterapeutas también hacen uso de estos masajes internos con ondas sonoras ultrasónicas.

Cómo funcionan

Los sobretonos q226073ue generan los cuencos de metal son conocidos como armónicos. Cuando dos cuencos suenan juntos, una alquimia de tonos- sonidos comienza a surgir creando a su vez una multitud de tonos que nacen, producto de éste espacio acústico creado entre éstos dos cuencos. El resultado, es una proliferación de tonos que alteran nuestro estado de conciencia inmediatamente. Cuando un cuenco suena, instantaneamente envía el mensaje a la mente de que se tranquilice. Del estado habitual de frecuencia de 13 ciclos por segundo (Hertz), que es el estado de la mente racional, podemos pasar a 7-12 c.p.s,  estado Alfa. Y algunas veces podemos llegar a acceder al ‘estado de visión’ Theta en 4-7 c.p.s.

Los cuencos de metal no son concebidos para encajar en el sistema de notas occidental (moderno) tal como lo conocemos.

Una característica particular es que cualquier combinación entre cuencos de metal suena armoniosa. A diferencia de sus hermanos los cuencos de cuarzo, quienes al no emitir armónicos, producen notas- tonos que pueden clasificarse con mayor sencillez dentro de la habitual escala cromática.

El sonido de los cuencos tibetanos calma la mente y apacigua el cuerpo. Brinda paz interior. A nivel físico su sonido recarga nuestro sistema energético, es útil para aliviar el sufrimiento y el dolor (físico y emocional), para reducir la ansiedad, la angustia, el estrés, la depresión, la tristeza, el insomnio y la hiperactividad. Son eficaces para aliviar los dolores de cabeza, musculares, de espalda, emocionales para regular la presión arterial. Así como para mejorar la concentración y la creatividad. En general se aumenta la sensación de bienestar al armonizar o equilibrar todos nuestros sistemas.

Anuncios